Enfermedades del conejo: sea el veterinario de su propio conejo

El dueño de un conejo no será eficaz a menos que conozca las enfermedades comunes que pueden afectar a su mascota y las curas que puede hacer para curarlas. La mayoría de los conejos solo padecen dolencias leves que pueden tratarse fácilmente con primeros auxilios. Ejemplos de parafernalia común que se puede incluir en un botiquín de primeros auxilios para estos animales son bolas de algodón, gotero, alcohol isopropílico, termómetro rectal y hisopos.

Sin embargo, existen algunas enfermedades de los conejos que son más graves y requieren más atención. Un ejemplo es la pasteurella, que se caracteriza por descargas de la nariz y esteras de las patas delanteras. Esta es una de las enfermedades más graves de los conejos porque no tiene cura en absoluto. Aunque se pueden administrar algunos antibióticos, el medicamento solo enmascarará los síntomas de la enfermedad, pero no curará completamente al animal.

Otras enfermedades

Algunas otras enfermedades de los conejos son la coccidiosis, los ácaros del oído y los ácaros de la piel. La coccidiosis tiene dos tipos, a saber, la forma intestinal y viva, y es causada por un parásito protozoario que daña el tracto intestinal o los conductos biliares. Aunque se considera una de las enfermedades más leves de los conejos, no tratarla puede provocar enfermedades más graves como la enteropatía mucoide o la enterotoxemia. La coccidioisis se puede tratar poniendo sulfaquinoxilina en el agua de bebida de los conejos durante un par de días. Los ácaros del oído, por otro lado, son causados ​​por un parásito llamado Psoreptes Cuniculi que se instala en el canal auditivo de los conejos. Aunque no son tan graves, irritan tanto a los animales hasta el punto de que su fuerte rascado provoca infecciones.

Además, los ácaros de la piel se caracterizan por tener caspa como escamas en la piel del conejo. Esto es causado por bacterias como Parasitivorax y Gibbus y se ve principalmente en la parte posterior del cuello. Aunque esto se puede tratar fácilmente, los casos graves pueden provocar dermatitis. Esto se puede curar usando polvo de pulgas de gato mezclado con enjuague bucal Listerine. La mezcla debe frotarse sobre el área infectada durante diez días. Otras fórmulas que también se pueden utilizar son Ivermectine o Zimectine Horse Paster Wormers. Algunos consejos que se pueden hacer para proteger a estos animales de contraer enfermedades de los conejos son limpiar la jaula con regularidad, colocar la jaula en un lugar cálido y seco y mantener el equipo y las conejeras desinfectados. Además, aislar conejos nuevos durante dos a cuatro semanas también puede ser útil hasta asegurarse de que estén libres de enfermedades.